COMBINAR PRENDAS Y COLORES

Combinar prendas y colores parece muy difícil, pero en realidad no lo es.

El problema principal está en los propios patrones mentales, generados por pensamientos que hemos oído desde la infancia. También en el protocolo popular y conservador, que no deja cabida a nuevas alternativas más atrevidas y transgresoras. Y en el miedo, a hacer el ridículo, a llamar demasiado la atención, a sobrepasar la línea de lo prudente, de lo adecuado y de lo “normal”.

Bueno, pues muchas veces el querer ser normal, no nos permite manifestar nuestra propia personalidad a través de la indumentaria. Por ese motivo somos todos tan normales que acabamos vistiendo de la misma manera. Con las mismas prendas y en los mismos tonos. ¡¡En definitiva todo un aburrimiento!!

Sentirse seguro es una prioridad, aunque debemos  tener presente las exigencias de nuestro entorno, en el trabajo y en nuestra vida social.

Prendas – Actualmente lo que buscamos en general es vestir casual y elegante. Conseguir esta imagen nos obliga a mezclar prendas y accesorios de diversos estilos, materiales y colores. El objetivo principal es encontrar el equilibrio entre la distinción y la comodidad. En resumen, una imagen informal y desenfadada, con toques sofisticados.

Las tres claves para conseguirlo es:

  • Utilizar prendas muy versátiles y elaboradas como por ejemplo: americanas en tejidos rústicos,  jeans, camisas y jerséis creativos.
  • Poner mucha atención en los accesorios, que sean especiales: chalecos, pajaritas, gorras, fulares… Calzado de calidad en colores atrevidos, cinturones especiales, óptica distinguida.
  • Sentirte convencido de tus elecciones, llevando lo que has escogido con seguridad y orgullo.

Colores – Hay colores que favorecen más que otros: los azules, granates, lila, verdes turquesa, gris plomo…

Con el color sucede los mismo, a la hora de combinar los tonos aparecen las dudas y al final acabamos yendo a lo que creemos que no falla, tonos como: negro, blanco, gris, beig, camel…

Al elegir las tonalidades, es necesario abrir la mente.  No todo tiene que ser de la misma gama. Los contrastes, los colores brillantes aportan creatividad y atrevimiento.

En la naturaleza los colores se entremezclan al azar, sin tener en cuenta ni gamas, ni armonías y nos parece tan fantástico.

Preparar las combinaciones de prendas y accesorios, no tiene que ser una tarea complicada.

Mezclar, combinar, probar… puede ser tan divertido como pintar un cuadro.

…Y si realmente te cuesta mucho, siempre puedes contactar conmigo y te ayudaré encantada. CONTACTA

Entradas recomendadas

Dejar un comentario