TIPS TRASCENDENTALES PARA MEJORAR MI IMAGEN

TIPS TRASCENDENTALES PARA MEJORAR MI IMAGEN

Este post tiene como objetivo ofrecer una serie de tips trascendentales para todas aquellas personas que desean mejorar su imagen.

Os Invito a una reflexión que va más allá de analizar colores, tejidos y prendas… Es una manera de entender que sentirse mejor con uno mismo pasa por analizar y cultivar la parte más interna de la persona.

Aunque cuando hablamos de imagen personal, la mayoría de gente piensa en: belleza, moda, shopping, tendencias… Nada más lejos de la realidad, pues el éxito de tener una buena imagen radica esencialmente en manifestar a través de la imagen externa de tu verdadera esencia.  Sin olvidar, por supuesto, las exigencias del entorno en cada ocasión, pues hay protocolos y códigos de imagen que se deben respetar.

Esa es la clave del éxito. Si lo consigues te sentirás alianead@ contigo mism@.  A partir de este momento transmitirás autenticidad y seguridad  a los que te rodean.

Por ese motivo primero debemos marcar un punto de partida, y para ello necesitamos:

 

CONOCERNOS Y RECONOCERNOS

  • CONOCERNOS- Desde un enfoque totalmente interno. Saber cómo somos a nivel personal: características y cualidades propias, qué gustos, deseos, aspiraciones tenemos y si cabe analizar el porqué.
  • RECONOCERNOS- En esta fase el trabajo es más externo, pero está totalmente vinculado a la parte interna. Reconocer y aceptar nuestro aspecto físico es importante para tener una autoimagen positiva. Aquí es necesario reflexionar sobre nuestros pensamientos. Esos mensajes que inconscientemente nos mandamos y que en ocasiones suelen ser negativos. Hay que parar ese mecanismo mental, para cambiarlo, positivizándo los mensajes de forma consciente.    Sea cual sea tu tipología facial y corporal, existen elementos que nos ayudan a equilibrar y compensar. Además muchas veces las particularidades de cada uno, son los rasgos que nos hacen diferentes y especiales.

 

ADMITIR LOS REQUERIMIENTOS EN LOS DIVERSOS ÁMBITOS

  • ÁMBITO LABORAL- Es necesario respetar el dress code que impone  la empresa en la que trabajamos, pues los trabajadores somos los embajadores, los encargados de transmitir la imagen de la empresa que representamos. Eso conlleva una responsabilidad.  La mejor forma de demostrar que nos sentimos parte de esa compañía, es seguir las normas. En este caso hay que buscar elementos que nos permitan proyectar pequeños destellos que marquen nuestra personalidad. Si la empresa en la que trabajamos, no marca un dress code, entonces debemos ser nosotros mismos los que analicemos de forma objetiva qué imagen queremos transmitir en cada momento, en función de las actividades laborales.                                                                                                                                                                                                                                        “¿Qué imagen deseo transmitir?” Esa sería la pregunta que debemos hacernos previamente a la elección de la indumentaria y que nos ayudará a definir prendas, colores, accesorios… así  como la forma de combinarlos.
  • ÁMBITO SOCIAL- Este ámbito es más relajado, si no se trata de eventos específicos o para realizar actividades determinadas, no suele comportar exigencias a nivel de indumentaria. Es un ámbito fantástico para experimentar y dejar fluir la propia creatividad.
  • ÁMBITO PERSONAL- Es el ámbito de “estar por casa”, y aunque no lo parezca es tan importante como los demás, pues te ofrece la oportunidad de trabajar tu imagen para ti mismo y para las personas con las que compartes tu vida. Hay quien reutiliza las pendas desgastadas y pasadas de moda, y hay quien recrea una imagen cómoda y cuidada.

 

APLICARSE Y ESTABLECER HÁBITOS

No podemos pretender una mejora sin estos pasos, trabajar y establecer hábitos, nos ayudará a avanzar de forma segura y directa.

  • APLICARSE- Significa poner atención, trabajo y esfuerzo, en uno mismo. En realidad es una oportunidad para cuidarte de una forma diferente, experimentar contigo mism@ y abrirte a todas las posibilidades que te ofrece tu persona.
  • ESTABLECER HÁBITOS- Pasa por comprometerte a levantarte más temprano para tener tiempo de arreglarte debidamente: maquillarte,  pasar la plancha por el pelo o perfilar la barba, y escoger la combinación perfecta para la ocasión…  Para crear un hábito se necesita ponerlo en práctica durante 90 días y para establecerlo, 120 días. ¡Te lo aseguro los resultados están garantizados!

 

¡Recuerda que los pequeños cambios suman, y son los que realmente conllevan grandes éxitos!

Si crees que para mejorar tu imagen necesitas ayuda más profesional y personal, no dudes en CONTACTAR CONMIGO

CONSULTA: SERVICIOS PROMOCIONES

Últimas entradas

Dejar un comentario