Cómo ligar en tiempos de Covid

Bastante difícil era ya encontrar compañero de batallas, alma gemela o pareja esporádica (cada cual lo que buscara) que llegó una pandemia que nos impuso distancia social y restricciones al ocio y la hostelería. ¿Y ahora qué? ¿Dónde y cómo conocer a esa persona con la que congeniar y compartir una bonita historia?

El Covid ha cambiado casi todas nuestras rutinas, y nos presenta el reto de cómo volver al mercado de los contactos, cómo conocer personas sin arriesgarnos ni poner en riesgo a nadie.

Hasta ahora podías conocer gente por cualquier medio, en el trabajo, en tu círculo de amistades o por internet, quedabas, y según fuese la cita decidías. Hoy una cena, mañana un almuerzo y pasado al cine. Ahora hay que ser más selectivo y asegurar ese feeling previo, porque no puedes quedar con muchas personas en busca de que surja la chispa.

Apuesta por una App para ligar para conocer gente, ¿porqué no? Ya desde antes de la pandemia, cada vez más parejas se conocían por estos medios. Desde hace años los ritmos de vida, horarios, obligaciones y círculos sociales más estrechos han hecho cada vez más habitual conocer personas con la que congeniar por Internet.

Puede que no te sientas cómodo por no estar familiarizado, pero es un hecho que en nuestro tiempo el uso de Internet se va extendiendo a todos los órdenes de nuestra vida: reservas de viajes, bancos, gestiones con la Administración, la compra… etc. Los círculos para conocer gente entre amigos y conocidos, aficiones, ocio o trabajo siempre van a estar ahí, pero reconozcámoslo, las opciones son mucho más reducidas, más aún tras la pandemia.

Hay plataformas para conocer personas de todo tipo y encontrar relaciones de cualquier opción. Aplicaciones que cuentan con filtros para seleccionar por sexo, edad, distancia, hijos, aficiones… y otras muchas variables. Existen plataformas tanto de pago como gratuitas, y para cualquier tipo de perfil o franja de edad. Las más conocidas son Tinder, Badoo, Meetic, Happn, Sapio, Adopta un tío, Bumble, Lovoo, Eharmony… etc.  Incluso puedes recurrir a aplicaciones no específicamente de contactos como Facebook e Instagram.

En cualquier caso, haz un uso responsable de las redes sociales y aplicaciones para ligar, conseguirás relaciones más sanas a largo plazo.

Investiga un poco que App te interesa más según lo que estés buscando, y abre tu perfil, con unas buenas fotos y una descripción cercana y sincera que te haga justicia. Véndete pero con autenticidad. Las reglas del juego son las de siempre: una imagen subjetivamente agradable, don de palabra, tesón y una pizca de suerte.

Con el Covid tu primer aliado para ligar va a ser la imagen: buenas fotografías, aplicaciones y videollamadas.

Utiliza fotos que reflejen tus aficiones y que te muestren sencillo y auténtico. Huye de los artificios: ¡no te hacen falta! No es necesario usar esa foto del día que saltaste en paracaídas o te invitaron a navegar en barco. Tus hobbies, los deportes que practicas o las rutinas que te apasionan son una muy buena carta de presentación para encontrar personas con las que sintonizar. Cuida que las fotos que selecciones estén bien iluminadas y enfocadas. Prioriza las que te muestren con un gesto que te identifique, en el que seas tú. Recuerda que la idea es que seas reconocible cuando os veáis cara a cara.

Una vez roto el hielo, disfruta de la charla, por escrito y, por qué no, si os sentís cómodos, por voz o videollamada. Cuida como te expresas, y recurre al sentido del humor, la sencillez y la sinceridad, son los mejores medios para generar interés y cercanía.

Muéstrate natural, recuerda que la imagen online es una extensión de ti mismo. No lleva a nada mostrar la imagen de lo que no eres en realidad. Sólo te llevará a equívocos y pérdidas de tiempo. Sé auténtico y enamora desde tu esencia. Trata de ser tú mismo al conocer a alguien y ten en cuenta lo que quieres y lo que no. Que el miedo a decir no, no suponga meterte dónde no quieres.

Si congeniáis y la cosa avanza, hay mil formas de compartir planes para recopilar información antes de estar seguros de dar el paso a conoceros en persona. Cada quien tiene sus reticencias a la hora de dar el paso, sé paciente y entiende que cada persona gestiona el miedo al contagio de una forma distinta. Respeta que existen situaciones y sensibilidades varias.

No queda otra que darle una vuelta a esta situación que vivimos y tratar de enfocarla como una oportunidad de generar relaciones más profundas, fuera de la velocidad, un tanto desenfrenada, que existía antes de la pandemia.

Con un poco de imaginación los planes online pueden ser un buen sucedáneo de una cita en persona. ¿Qué tal compartir un café, o incluso una cena, por videollamada?.  Queda a una hora y ten preparada tu cena, bebida, postre… todo lo necesario en un lugar cómodo y con una luz suficiente pero que cree ambiente. Cuida el fondo tras de ti. Que se muestre ordenado y deje ver algo de tu personalidad. Vístete para la cita y luce tus mejores galas como si estuvieras fuera de casa (incluso puedes calzarte y perfumarte), y disfruta de compartir ese momento a distancia. Estos detalles te proyectarán a una situación más real.

Otro plan online puede ser una sesión de cine. Programas como Skype, Zoom o la mayoría de videollamadas permiten compartir pantalla y sonido, de forma que podéis ver a la vez la misma película y extender luego una agradable charla. ¡No olvidéis las palomitas!

Conforme avance vuestro conocimiento iréis sabiendo suficiente el uno de los hábitos de vida del otro como para dar el paso, o esperar, a veros en persona. Evalúa el número de contactos sociales que mantiene y si pone en práctica o no las medidas recomendadas.

  • No juzgues si una persona no se siente cómoda por miedo al contagio. Seamos conscientes del momento y de que cada uno tiene su sentir al respecto.
  • Tienes de derecho a preguntar por los hábitos y rutinas de la otra persona si tienes miedo.
  • Muestra asertividad: si no te sientes seguro elude la insistencia en quedar con buenas maneras, exponiendo que necesitas otro ritmo.
  • Normaliza: es normal que sintamos miedo de lanzarnos, presentarnos o dar pasos.
  • sincero y claro con lo que sientes, y si tienes temores o dudas.

Una vez decidido dar el paso a un encuentro, aceptemos que lo más responsable es el uso de la mascarilla. Llevarla impide ver el rostro, pero permite enfocar la atención en la mirada, la voz o los gestos.

Si existen restricciones en los horarios de locales de ocio, cines, cafeterías o restaurantes ¿qué tal dar un paseo por ese lugar de la ciudad que siempre piensas en visitar? Pasear compartiendo una buena charla es un plan tan apetecible o más como una cena en un buen restaurante y da para muchos temas de conversación.

Lo que sí tenemos que aceptar es que el Covid ha reducido la posibilidad de las relaciones esporádicas, sea como elección de vida o como forma de pasar el tiempo.

Las propias aplicaciones exponen que con la pandemia las conversaciones son más largas y hay menos prisa por quedar. Esto en sí es positivo, ya que se genera una confianza que nos da seguridad a la hora de mostrarnos. Desde ahí es más fácil conectar con otra persona, identificar compatibilidades más profundas y elegir más conscientemente de acuerdo a nuestros valores.

Ánimo, pensemos que esto pasará y tal vez de este tiempo, con un poco de imaginación, surjan historias cómplices y personas que dejen huella.

Texto escrito por Encarna Mateo

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0

Start typing and press Enter to search

Abrir chat